Layout Image

Bio

Niños Velcro fue una necesidad, fue un punto de encuentro para la experimentación que sirvió como válvula de escape a las inquietudes musicales que sentíamos en ese momento.

Estábamos en una búsqueda personal y artística de lo que éramos y queríamos llegar a ser, sin tener un camino concreto pero con la certeza de que necesitábamos una música nuestra, cerca de lo que éramos como personas y como grupo.

2006 fue el punto de partida. “Cuando abrías la puerta del local encontrabas cientos de portadas de discos, desde Jamiroquai a Super Skunk, desde Michel Jackson a The Police o Morodo y este fue el entorno donde empezamos a construir la música de Niños Velcro”.

La prioridad de los primeros años fue crecer como grupo, dar vida y sentido a nuestra música, lo que nos costó dos años de trabajo. Comenzamos a presentarnos a concursos de los que terminamos ganando 8 en cuatro años, entre ellos el Jorigames al que se presentaros 1835 grupos de España e Internacionales.

Después de estos años nos planteamos la grabación de lo que se convertiría en nuestro primer disco “Línea de Planetas”, en primer lugar porque queríamos escuchar nuestra música y en segundo lugar, porque nuestro entorno nos lo estaba pidiendo. Los temas estaban listos para ser grabados, el grupo estaba preparado después de 3 años de trabajo y 80 conciertos.

Vivimos de lleno la transformación de la industria musical y nos encontramos sumidos en un entorno complicado al que nos enfrentamos con decisión, apoyados en todas las personas que nos habían estado siguiendo desde los primeros momentos. Conseguimos así organizar nuestra primera gira, que tuvo como resultado 40 conciertos y tocar en las principales ciudades del país.

Ahora tocan nuevos retos, nuevo disco, nuevas melodías a la que nos enfrentamos con muchas ganas e ilusión, 2013 sera un año WEIJI.

Para Niños Velcro no hay banderas, con una música altamente energética, combinada con estilos e influencias de todo el mundo, Niños Velcro trabajan para exportar su música fuera de España y seguir creciendo, tanto musical como personalmente.

Niños Velcro, música sin límites ni fronteras, música en libertad.